Elena Anaya vive tradición mexicana en “Todos están muertos”

Padrão

De izquierda a derecha, la actriz española Elena Anaya, la directora española Beatriz Sanchís y la actriz mexicana Angélica Aragón  (AP Foto/Berenice Bautista

Elena Anaya, Beatriz Sanchis, Angelica Aragon

MEXICO (AP) — Una estrella del rock en español de los años 80 vive recluida en su casa tras la muerte trágica de su hermano, con quien alcanzó la fama, y sin poder hacerse cargo de su hijo adolescente, el cual se mantiene a flote gracias al amor de su abuela mexicana. Así comienza la película de la directora española Beatriz Sanchís “Todos están muertos”.“Es una película que habla de la aceptación, hay un chavito (joven) que está aceptando quién es y de dónde viene, cuál es su familia. Hay una mujer que está aceptando una situación muy dolorosa … que está intentando salir de ella, y hay una aceptación de una parte muy importante de la vida que es la muerte”, dijo Sanchís el lunes en una entrevista con The Associated Press a propósito del estreno de la cinta en México el viernes.

“Todos están muertos”, de coproducción mexicana-española, fue galardonada en 2014 como mejor ópera prima en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato y en el Festival de Málaga recibió los premios a la mejor actriz para la española Elena Anaya, mejor música y un premio especial del jurado. En España se estrenó comercialmente el año pasado.En la cinta, el ritmo tortuoso que lleva la familia se ve trastocado cuando la abuela Paquita, interpretada por la actriz mexicana Angélica Aragón, trata de que su hija Lupe (Anaya) celebre el Día de Muertos para sanar el dolor por la pérdida de su hermano Diego, interpretado por el argentino Nahuel Pérez Biscayart.

“Yo tengo una relación con México desde que estaba en el vientre materno. Mi madre se pasó su embarazo aquí y lo disfrutó mucho, y desde entonces yo soy más mexicana casi que española, aparte mi padre era un loco de toda la cultura mexicana, pero de la música en concreto”, dijo Anaya, quien relató que tuvo oportunidad de conocer la celebración del Día de Muertos en el estado de Michoacán, donde la tradición está muy arraigada.

“A mí me parece una lección que todas las personas del mundo deberían de aprender”, apuntó la actriz ganadora del Goya sobre el Día de Muertos. “Esa fiesta, esa celebración y ese homenaje tan bonito de tener siempre en el recuerdo y en el corazón, incluso en la casa, la presencia y el amor profundo por las personas que desafortunadamente ya no están más con nosotros”.

Si bien Paquita no consigue que su hija haga una ofrenda a su hermano, el propio Diego comienza a aparecerse en la casa, pero sólo Lupe lo puede ver.

“El velo entre la vida y la muerte en ese momento desaparece y eso es lo que más me interesaba y sobre todo me interesaba a nivel argumental para la historia, que ocurriera esa magia y que realmente hubiera una posible comunicación directa con esa gente, con nuestros seres queridos que ya no están”, dijo Sanchís.

Otra persona que puede ver a Diego es la hija de una amiga de Paquita, pero ella lo hace estando drogada. En su desesperación, Paquita le pide que le dé droga para ver a su hijo.

“Está dispuesta a recurrir a lo que sea”, dijo Aragón sobre esta inusual abuela. “Aquí es necesario porque ella siente que si no lo hace no va a poder entrar en contacto con el más allá y si no lo hace entonces va a dejar desamparada a la familia”.El único que no ha notado a Diego es Pancho, el hijo de Lupe interpretado por Christian Bernal, quien está en plena adolescencia tratando de montar un concierto con su grupo de Scouts. Un amigo de Pancho descubre que su madre es una exreina del rock y lo convence de que lo invite a su casa. En una cena se atreve a poner un viejo disco de Groelandia, la banda de Lupe, lo que hace que ella deje de esconder su pasado tras la nevera (literalmente).

“Para mí la música es un personaje más. A todos aquellos que les guste la música yo creo que van a disfrutar muchísimo esta peli”, dijo Sanchís, quien señaló haber encontrado inspiración en grupos como Los Zombies, de quienes tomó una canción para el nombre de la banda de Lupe, Alaska, Radio Futura y Derribos Arias.

La cinta, cuya trama transcurre en la década de 1990, “habla de qué pasa con un ‘rock star’ cuando ya deja de serlo, qué ocurre, qué hay detrás, cómo explorar eso que es un mundo desconocido”, apuntó la realizadora.

Aragón había pasado por la muerte de su madre poco antes de filmar la cinta en Madrid. Para la actriz, el proceso fue liberador.“La película permite que todos los que hemos sufrido pérdidas nos despidamos más formalmente de los que se fueron”, dijo. “Sobre todo los que se fueron sin avisar”.

Anúncios

Gracias por sus comentários

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s