Angélica Aragón entre el cine y la tv

Padrão

Elenco

La actriz pudo ver tres películas en las que participó y volvió a las telenovelas en A corazón abierto; abandonó la medicina por la actuación a la cual, confiesa, le debe todo

Hizo teatro y televisión en sus inicios, pero dejó la pantalla chica para iniciar su carrera en el celuloide

Angélica Aragón tuvo un año muy bueno, ya que estrenó películas que le dan vigencia en el medio.

Termino muy contenta porque de pronto se juntan todos los proyectos en los que participas y salen a la luz: el lanzamiento de la telenovela, en el Festival de Cine de Terror el estreno de El quinto Mandamiento, de Rafael Lara, y Tequila historia de una pasión, película que se estrenó y que fue al Festival Latino de Cine de Los Ángeles, dijo a EL UNIVERSAL la actriz, quien finalizó su participación en A corazón abierto, telenovela de TV Azteca, donde dio vida a la doctora Carrera, actuación que tenía un propósito más allá del personaje.

Soy mamá de protagonista (Ileana Fox) y me llamó la atención porque el personaje sufre de Alzhaimer, un mal recurrente en Colombia… Investigué y (la enfermedad) se está haciendo una pandemia en Colombia. Hay una población grande con ella y se estima que es una cuestión genética. Cada vez hay más evidencias y se manifiesta en distintos grupos.

Aragón siempre procura hacer caracterizaciones con cierto sentido social, pues siente que la pantalla chica puede ser un medio didáctico.

Angélica Aragón integra una generación de actores que no tienen problema en hacer teatro, cine y televisión, pues su formación es casualmente integral.

Finalmente se han roto esas barreras insondables que había entre la televisión, teatro o el cine mismo. Era un desprestigio ser catalogado como un actor de televisión porque no querían trabajar con uno. Pero poco a poco se ha ido borrando (ese estigma) y tuvimos la gran fortuna de que la televisión se forjara con los grandes actores del medio en ese entonces.

Angélica recuerda que los primeros en dar ese paso fueron, junto a ella, actores de la talla de José Gálvez, Beatriz Sheridan y Ofelia Guilmáin, quienes protagonizaron los televiteatros en México.

En ese tiempo en Estados Unidos los actores cinematográficos despreciaban la televisión, fue cuando entraron las series y telenovelas parecidas al cine, no por el tiempo de trabajo, sino por el ensayo en cámara, con cámaras en movimientos en rieles, y aquí se hizo algo parecido con los televiteatros que gestaron la producción en la pantalla chica, recapitula la ojiverde, quien después de un tiempo en la televisión decidió dejarla para dar encontrar su sueño en el cine.

De médico a estrella

Angélica Aragón se preparaba para ser médico, desde niña quiso ayudar a sus semejantes, pero acompañar a su padre, el compositor José Ángel Espinoza Ferrusquilla, a sus diferentes actuaciones.

Fue un inicio circunstancial porque crecí dentro del medio, estaba tras bambalinas en el teatro y a pesar de que aparecí en algunos montajes, fue hasta el Cervantino de 1972 cuando debuté en El amor tiene cara de mujer, de Ricardo Wagner. La UNAM estaba en huelga y no había cómo resolverla, así que viajé a Los Ángeles e Inglaterra para estudiar actuación, comenta la actriz capitalina al hacer remembranza de sus comienzos asegura estar en deuda con su profesión.

Empecé haciendo ambos (teatro y cine) porque eran los mismos directores que lo hacían. Trabajé con Julio Castillo y el maestro Luis de Tavira, pero dejé ir muchas películas, así que me retiré de la televisión a propósito para hacer cine…Le debo todo a la actuación.

Anúncios

Gracias por sus comentários

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s